Enfermedad de Ménière

Una patología muy molesta y algo desconocida...





meniere
Compartir artículo:



La enfermedad de Ménière es una patología del oído interno de etiología desconocida. Suele surgir entre los 40 y los 60 años de edad, pero puede presentarse en cualquier edad. Como veremos más adelante, este tipo de patologías se engloban según la Medicina Tradicional China dentro del contexto de «enfermedades del mareo». Suele presentarse de forma súbita, con un mareo brusco (como si la tierra y el cielo estuvieran dando vueltas). Así mismo, es frecuente que aparezcan acúfenos (tinnitus), sordera, y una sensación de obstrucción y plenitud en el oído. Todo ello puede estar acompañado de náuseas y vómito si el mareo es muy fuerte. También encontramos síntomas característicos como palidez facial y sudoración. Puede que cuando el paciente cierre los ojos y se encuentre quieto, el mareo disminuya pero, si comienza a moverse, el mareo suele agravarse. Aunque se desconozcan sus causas, prevalece la conclusión de que produce debido a un trastorno funcional del vestíbulo derivado de la acumulación de líquido en el laberinto del tímpano, gracias a la disfunción del octavo par craneal; los factores que lo produce, son desconocidos.



Diagnóstico según la Medicina Occidental:

Ante cualquier síntoma de mareo, visita a tu médico

Tu médico te realizará algunas pruebas para poder diagnosticas la enfermedad de forma adecuada. Para poder evaluar corectamente la enfemedad de Ménière, deben haber dos episodios de mareo cada uno de unos 20 minutos o de más tiempo, pero nunca de más de 12 horas. Así mismo, debe haber la sensación de tener un oído tapado o de sufrir acúfenos, o tener una pérdida de audición. Para ello se suele realizar una audiometría, donde se verá la dificultad para escuchar las frecuencias bajas. También pueden realizarse otras pruebas como la prueba del sillón giratorio, la prueba de potenciales vestibulares esmiogénicos, la prueba de impulso cefálico o una electrococleografía. Se pueden usar otros métodos…



Terapias de ayuda:

Ejercicio y técnicas que complementan la medicación

Existen varios medicamentos para poder tratar o, si más bien, controlar los mareos. Por ejemplo, las inyecciones en el oído medio, generalmente de Gentamicida o esteroides, que deberán aplcarse siempre por un médico cualificado. También hay la terapia de presión positiva, o ejercicios que tu mismo puedes realizar en casa como son los ejercicios de rehabilitación vestibular. Te dejo aquí un vídeo de Youtube donde se especifican muy bien algunos de ellos. Para la recuperación del oído, la medicina occidental no tiene todavía remedios útiles, aunque se están realizando investigaciones al respeto en la actualidad muy prometedores.





¿Qué hacer si tengo síndrome de Ménière?

Pequeños consejos y ayudas

mareos
Cuando te sientas mareado siéntate o acuéstate. Así mismo, intenta concentrar tu mirada en un objeto que no se encuentre en movimiento. Cuando tengas un ataque, intenta no incorporarte a tu vida normal de inmediato; date un poco de tiempo. Las caidas pueden provocar graves lesiones. Por ello, es importante tener en cuenta que perder el equilibrio puede traer peores consecuencias. Un remedio antiguo es el de cortar una rodaja de jengibre e irla masticando y comiendo lentamente. Las infusiones de jengibre son beneficiosas para las personas que sufren mareos.

Elimina la sal de tu dieta, toda cuanto puedas, y ten en cuenta que muchos productos alimenticios contienen ya sal incluida, estos, también deberían eliminarse si llevan mucha cantidad o si se toman asiduamente. Elimina también le cafeína, el tabaco, el exceso de chocolate y el alcohol, ya que estos productos afectan a nuestros oídos. Los diuréticos son aconsejables ya que reducen la cantidad de líquido en el cuerpo pero cuidado, no abuses de ellos o podrías tener otro tipo de problemas. Elimina los embutidos de tu dieta, las comidas procesadas, los quesos y la leche.



Medicina Tradicional China

Una alternativa con grandes beneficios

Según la Medicina China, para tratar los mareos debemos tener en cuenta tres factores fundamentales: el estrés emocional, el exceso de trabajo y una dieta irregular. La frustración, la ira o el odio contenido causan un ascenso del Yang de Hígado, siendo ésta una de las causas más comunes de los mareos. El exceso de trabajo o de actividad sexual sin un reposo adecuado va debilitando con el tiempo el Qi de los Riñones, que también provoca mareos. Finalmente, el consumo excesivo de alimentos grasos o lácteos producen un exceso de Humedad y Flema que suelen debilitar el Bazo. En Medicina China, se suele decir que no hay mareo que no contenga Humedad o Flema.

En mi consulta, lo más esencial en estos casos es distinguir si el paciente tiene síntomas de exceso o de insuficiencia. Suelo observar bastantes síndromes de plenitud como un elevado ascenso del Yang de Hígado, Fuego de Hígado, Viento de Hígado o Flema; mientras que en personas más mayores encontramos más bien síndromes de vacío como la deficiencia del Qi, de Sangre o de Esencia de Riñón.

El tratamiento ayuda a equilibrar el estado general del organismo para evitar recaídas. Como siempre, es necesario ir al médico y tener un control de la enfermedad para poder estar tranquilo. La alimentación y la fitoterapia se aconsejarán según los síntomas que manifieste cada paciente.


Xavier Turell Nebot

Enfermedad de Ménière



Sígueme en las redes sociales
Puede interesarte: